Un amigo del padre de las niñas desaparecidas explica en 'AR' que la sangre encontrada podría ser suya

-A A +A

El programa de Ana Rosa ha podido entrevistar a uno de los amigos de Tomás Antonio G. C., desaparecido en Tenerife junto a sus hijas, Anna y Olivia. Javi ha contado que él y otros amigos solían navegar con el padre de las menores en la embarcación que ahora está siendo investigada por la Guardia Civil por la posible presencia de las pequeñas en ella tras su desaparición.

El entrevistado ha arrojado un nuevo detalle muy importante, esta vez sobre el ancha de la embarcación. Los investigadores habían informado de que no había podido encontrar el ancha, un artilugio necesario para fondear si Tomás hubiera querido fondear algo en el mar. Javi ha explicado que desde hace unos tres años el ancha estaba desaparecida, por lo que el padre de las niñas tuvo que navegar sin ella.

Además, el amigo de Tomás ha dado una nueva pista, y es que la sangre encontrada en la embarcación podría ser suya: "Me acuerdo que en uno de los saltos sangré. Me lo recordó mi amigo Santi y me dijo: 'Javi recuerda que te cortaste y si estuvieran buscando podría haber sangre tuya en el barco'". Asimismo, el entrevistado ha afirmado que el desaparecido era un experto en navegación y que sabe manejar a la perfección su pequeño barco.

Javi como representante de su grupo de amigos ha querido enviar un mensaje a Tomás: "Deseamos que esté escondido en algún sitio con las niñas, que es lo que queremos todos que estén bien, vivas, los tres. Todavía puede haber un final feliz, que Tomi vuelva, que todavía se puede arreglar todo, ojalá. El invitado ha confesado que lleva seis días de angustia y que lo ocurrido es "muy duro" de asimilar para todos los amigos.

El magazine de matutino de Telecinco ha emitido también, poco más tarde, una carta que los amigos de Tomás le han dedicado. En ella, el entorno del desaparecido le pide que vuelva a Tenerife y que entregue a las niñas sanas y salvas. "La Justicia te juzgará, pero tus amigos no lo haremos", se podía leer en la misiva. El amigo de Tomás intentaba justificarle bajo "el síndrome del protector" que según su entorno le ha hecho a meterse en problemas en más de una ocasión.