Todo sobre 'Coronavac', la vacuna China que se administra en 20 países y que la EMA analiza

-A A +A

El suero, llamado 'CoronaVac', se está administrando ya en más de 20 países de todo el mundo; entre ellos China que, aparte de la de Sinovac, ha dado luz verde a la inoculación de otras tres vacunas (dos de Sinopharm y una de Cansino) y ya lleva inyectadas en torno a 80 millones de dosis entre sus habitantes.

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) comenzó este martes una revisión continua de la vacuna del covid-19 "Vero Cell", desarrollada por la farmacéutica china Sinovac, y analizará en tiempo real si cumple con los estándares europeos de seguridad, eficacia y calidad, antes de decidir si respalda su uso en la UE.

"Cuantas más vacunas mejor", aseguró Emer Cooke, directora de la EMA, en una entrevista con RNE el pasado 2 de abril. "Estamos en conversaciones con los productores de Sinovac", confirmó a principios del mes pasado, adelantando que, igual que se está analizando ya la eficacia de la vacuna rusa, esperan hacer lo mismo con la china.

Básicamente, lo que hace es enseñar al sistema inmunitario a fabricar anticuerpos contra el virus SARS-CoV-2. ¿Cómo? Inyectando un virus inactivado en el organismo. Se trata de un mecanismo tradicional usado durante décadas en la elaboración de otras vacunas, como la de la polio, la rabia o la hepatitis A.

En este caso concreto, los investigadores cultivaron el coronavirus en células de riñón de mono y lo trataron con una serie de compuestos químicos que evitan la replicación del virus y estimulan la respuesta inmune del organismo

Así, el virus ya inactivado se inyecta en el paciente (en dos dosis) para que genere los anticuerpos contra la Covid-19 y sepa luchar contra la enfermedad en caso de infección.

Se han llevado a cabo diversos estudios clínicos que han demostrado tasas de efectividad distintas. El último, finalizado en Turquía, demostraba tener una eficacia del 83,5% para evitar contagios y del 100% a la hora de prevenir hospitalizaciones y muertes por el coronavirus. Aunque este porcentaje sigue siendo alto, es menor al anunciado en diciembre por el ministro de Sanidad turco, Fahrettin Koca, que contempló una eficacia de la vacuna del 91,25%. Así, reducían la tasa de efectividad tras ampliar el número de voluntarios en la tercera fase de los ensayos clínicos (de 1.322 voluntarios a 11.308).

Menor fue la eficacia demostrada en un estudio desarrollado en Brasil donde, tras informar primero de un 78% de efectividad, bajaban el porcentaje en enero hasta un 50,38% al incluir también a más participantes. Por otro lado, los datos preliminares en Indonesia le daban un 65,3%. Hay que tener en cuenta que la OMS exige una tasa mínima del 50% para dar el visto bueno a las vacunas, motivo por el cual se está llevando a cabo una revisión exhaustiva para concretar una cifra definitiva de eficacia antes de aprobarla.

Según el brasileño Instituto Butantan -que desarrolla la vacuna junto con el laboratorio chino Sinovac- CoronaVac es eficaz frente a las variantes británica, sudafricana y brasileña.

Así lo aseguró el pasado 11 de marzo el director del Instituto, Diman Covas, quien anteriormente ya había anunciado la eficacia contra las de Reino Unido y Sudáfrica. "Ya sabíamos que los anticuerpos producidos por la vacuna del Instituto Butantan eran eficaces contra las variantes británica y sudafricana. Ahora, el estudio realizado en asociación con la USP demuestra que la vacuna también es eficaz contra las variantes P.1 y P.2. Por lo tanto, estamos ante una vacuna que es eficaz para proteger contra las variantes que están circulando en este momento", aseguró en declaraciones a los medios recogidas por la agencia de noticias del gobierno brasileño.

La pauta completa cuenta con un total de dos dosis, que deben inocularse con una diferencia de entre 28 y 35 días. Es a los 14 días tras esa segunda inyección cuando se adquiere la inmunidad.

Además, presenta la ventaja de que no necesita ultracongelación, lo que facilitará su transporte a cualquier país. Concretamente, requiere de temperaturas de 2-8 grados para su conservación.

Como ocurre en general con las demás vacunas, la de Sinovac presenta dolor en el lugar de la inyección, fatiga y dolor de cabeza. Asimismo, pueden darse casos de náuseas, diarrea, mialgia, escalofríos, pérdida de apetito, tos, artralgia, prurito, rinorrea y congestión nasal.

Hasta ahora, la vacuna de Sinovac recibió la aprobación de uso de emergencia o autorización de comercialización en más de 30 países; aunque a principios de abril se estaba administrando únicamente unos 20, incluida China.

La mayor parte se está inyectando en países de Latinoamérica (Uruguay, México, Chile, Colombia, República Dominicana, Brasil, Ecuador, El Salvador), pero otros países como Turquía, Ucrania, Malasia o Filipinas también están inmunizando a su población con este suero.