Salvini insta al Open Arms a dirigirse a España y el Gobierno le responde que "lo más sensato" es que vaya a Italia

-A A +A

EFE

Matteo Salvini

El ministro de Interior italiano, Matteo Salvini, instó este martes al barco de la ONG española Open Arms, con 151 inmigrantes a bordo desde hace 12 días, a poner rumbo a España e insistió en que no abrirá los puertos italianos.

El líder ultraderechista publicó una fotografía en sus redes sociales en la sede de su ministerio y escribió: "Trabajando desde esta mañana para evitar el desembarco de más de 500 inmigrantes a bordo de las naves de dos ONG, una francesa y otra española".

Se refería a la embarcación de Open Arms, con 151 inmigrantes, y a la Viking Ocean, fletada por Médicos Sin Fronteras y SOS Mediterranée y que espera puerto con 356 inmigrantes a bordo.

Salvini indicó que, en el caso de los rescatados por las ONG francesas, "Libia ha mostrado su disponibilidad a ofrecer un puerto de desembarco", a pesar de que este país africano, en guerra desde 2011, no es considerado un puerto seguro por numerosos entes internacionales.

En el caso de los inmigrantes de Open Arms, el político italiano ha prohibido su entrada en aguas nacionales y ha instado a que ponga rumbo a España, pues considera que es el país que debe hacerse cargo de los inmigrantes.

"Os contare como se desarrolla todo, pero yo no me rindo", dijo, después de arremeter contra el "millonario" actor Richard Gere, que ha llevado víveres a la embarcación de la organización española.

Salvini, que recientemente dinamitaba la coalición que mantenía con el partido populista Movimiento Cinco Estrellas desde junio de 2018 para forzar nuevas elecciones, usó la cuestión migratoria para cargar contra sus rivales políticos.

"Espero que para mantenerse en el poder el Cinco Estrellas no gobierne con (el ex primer ministro socialdemócrata) Matteo Renzi, porque volverían los 500.000 desembarcos de inmigrantes que el Partido Demócrata regaló a los italianos en el pasado.

Respuesta de España

Tras esas declaraciones, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha respondido que lo "más sensato" es que el barco Open Arms se dirija al puerto más cercano, que es en la isla italiana de Lampedusa, y allí se atienda a los inmigrantes que están a bordo.

Ha reconocido en declaraciones a los periodistas que "conmueven las imágenes" de los 151 inmigrantes del Open Arms, fondeado frente a Lampedusa a la espera de que se le permita desembarcar.

En su opinión, lo "más sensato es que se dirija al puerto cercano más seguro, que se encuentra en las costas italianas" y que la Unión Europa distribuya después a estas personas. 

Ha defendido el "papel crucial" que desempeñó España cuando hace aproximadamente un año permitió que atracara en Valencia el Aquarius, con más de 600 inmigrantes, para que Europa tomara conciencia de "un problema tan grave y de una dimensión importante".

Con esa actuación, el Gobierno de Pedro Sánchez "quiso poner en el primer plano de la política europea un problema que estaba siendo negado u ocultado como era la realidad de la inmigración", según la ministra, quien ha destacado que de esa forma España ha sido uno de los impulsores de ese debate en la Unión Europea.

No obstante, en el caso del buque humanitario Open Arms ha alegado que "cada país tiene que asumir su responsabilidad" porque cuando un barco con inmigrantes ha estado en aguas españolas nuestro país lo ha acogido.