Pedro Sánchez reclama a los "grandes partidos de la oposición" que "abandonen el bloqueo" y le permitan gobernar

-A A +A

Pedro Sánchez ha reclamado al resto de partidos que le permitan gobernar menos de 24 horas después de que PSOE y Unidas Podemos dieran por rotas las negociaciones para su investidura. El presidente en funciones llevaba hablando 30 minutos sobre Europa y los últimos consejos celebrados para repartir el poder en la UE cuando ha hecho la esperada alusión sobre la política nacional, que se encuentra encallada desde hace más de cuatro meses. A partir de ahí, el primer debate ordinario de la Legislatura ha girado en torno a ese asunto. Pablo Iglesias y el resto de aliados de la moción de censura le han instado a negociar hasta el último minuto para intentar llegar a un acuerdo y evitar elecciones mientras que Adriana Lastra le ha emplazado a negociar un pacto programático a la portuguesa: "Le seguimos esperando". 

"El consenso conseguido en la UE debería llevar a una serie de reflexiones especialmente a algunos actores políticos aquí en nuestro propio país. España necesita grandes transformaciones basadas en grandes consensos y, para lograrlo, es imprescindible que se inicie la legislatura, que los principales partidos de la oposición abandonen el bloqueo y que se construya un Gobierno progresista, que es lo que votaron los españoles de forma mayoritaria el 28 de abril", ha expresado el presidente en funciones en su primera intervención. 

A pesar de esa petición en la que incluye a PP y Ciudadanos, Sánchez reconoció recientemente que "es inútil apelar a la responsabilidad de las fuerzas de derechas para contribuir a que España salga del bloqueo institucional". Desde el 28A, el PSOE ha reclamado sin éxito la abstención de Pablo Casado y Albert Rivera con el pretexto de que "no hay alternativa" a un Ejecutivo liderado por Sánchez. 

Las palabras del líder socialista se han producido en su intervención en el primer Pleno ordinario de la Legislatura en el que Sánchez ha comparecido para rendir cuentas sobre los consejos europeos y abordar el Brexit y las consecuencias que tendría una ruptura sin acuerdo que, según ha dicho, es la opción que hoy por hoy es más probable. "Estamos preparados", ha asegurado. 

Sánchez: "No quiero elecciones"

Pablo Iglesias, en su intervención diez minutos, ha respondido a Sánchez convencido de que el socialista quiere unos nuevos comicios para mejorar su resultado: "Creo que se equivoca si hace caso a los asesores que le dicen que, por algún escaño más, le convienen elecciones en este país". En Unidas Podemos consideran que el presidente en funciones acabará ofreciendo una coalición en el último momento, como sucedió en julio, salvo que tenga ya la determinación de que haya unas nuevas elecciones. El PSOE asegura que la única opción para retomar las conversaciones es que el grupo confederal rebaje su exigencia de formar parte del Ejecutivo.

"Les puedo garantizar que no quiero elecciones", ha contestado Sánchez en su segundo turno en el que ha insistido en que la formación de Gobierno "depende del PSOE, sin duda alguna", pero ha insistido en que evitar unas nuevas elecciones depende de los "350 diputados".

Iglesias pide negociar una coalición 

"Usted debería mirar más a su izquierda y a su familia política en Europa. Usted fue la gran esperanza de la socialdemocracia en el mundo y creo que puede seguir siéndolo. Había muchos analistas demoscópicos que decían que el éxito de su partido tenía menos que ver con su partido que con usted mismo. Que después de unas primarias en las que usted fue capaz de derrotar a la nomenclatura de su partido usted había señalado un camino distinto", le ha recordado Iglesias a Sánchez durante el pleno.

A juicio del líder de Unidas Podemos "hay un Pedro Sánchez que hizo una entrevista con Jordi Évole denunciando cómo los poderes oligárquico le prohibieron llegar a un acuerdo de Gobierno con Podemos". Por eso ha considerado que si el líder socialista "sigue tendiendo la mano a la derecha destruirá un valiosísimo patrimonio político que le dio una notable victoria electoral".

"Le vuelvo a tender la mano desde aquí", ha insistido Iglesias. "Ustedes nos hicieron una propuesta en julio y nosotros les hicimos una contrapropuesta. Le propongo que sobre la base de esas dos propuestas nos sentemos a negociar. El acuerdo no va a ser satisfactorio ni para ustedes ni para nosotros", ha asumido. "No es satisfactorio aceptar un Gobierno de coalición en el que se nos ha vetado y en el que se nos plantea un reparto muy lejos de la proporcionalidad. Y tampoco para ustedes porque quieren un Gobierno de partido único. Pero si llegamos a ese acuerdo, aunque no sea satisfactorio, sobre la base de la propuesta de ustedes y de nuestra última propuesta, estaría ganando la ciudadanía de este país". 

El PSOE: "Señor Iglesias, le seguimos esperando"

La portavoz del PSOE, Adriana Lastra, se ha encargado de dar la respuesta rotunda a la propuesta de Iglesias: "Italia es un buen ejemplo para gobiernos inestables de un ratito nada más. Me gusta poner el ejemplo de Portugal –ha dicho sobre el Ejecutivo socialista que tiene el apoyo externo de fuerzas a su izquierda–. España necesita un gobierno sí, pero necesita un Gobierno, estable".

"Decía que le sonaba bien la música, pasemos a la letra del acuerdo. Tenemos los apoyos necesarios –ha expresado en referencia al respaldo del PNV y la abstención de ERC– y experiencia de avances compartidos una propuesta progresista. Solo falta su organización política, señor Iglesias, le seguimos esperando".

Casado y Rivera, al ataque

Las negociaciones frustradas han planeado en el hemiciclo durante la sesión. "Está utilizando el Parlamento como otra parte de la tramoya para la campaña electoral", le ha dicho Pablo Casado, que ha asegurado que ha ido al Congreso como "presidente de un Gobierno en funciones que no funciona". "Lo único que ha hecho bueno ha sido mantener los presupuestos del PP. España no merece unas nuevas elecciones pero tampoco merece un presidente como usted", le ha dicho.

"Es un presidente fake", le ha recriminado Albert Rivera, que ha centrado buena parte de su discurso sobre Catalunya. El líder de Ciudadanos ha preguntado a Sánchez si va a aplicar el 155 o si va a "seguir pactando con Torra y con Otegi". "En un país democrático, cuando se incumplen las leyes el Gobierno de la nación actúa", ha afirmado. 

Tanto Sánchez como Rivera han hecho alusión a la celebración de la Diada. "Ojalá algún día, y trabajamos por ello, sea la fiesta de todos los catalanes y todas las catalanas, y no de una parte", ha expresado el socialista. Rivera le ha reprochado que utilizara la expresión "ojalá": "Ojalá llueva café en el campo. No es usted un cantante ni un comentarista y le pido que actúe".