José Mari se queda a las puertas de la final de 'MasterChef 8' tras una dura bronca de Jordi Cruz

-A A +A

Tras una primera prueba en la que Ana se convirtió en la primera finalista de MasterChef 8 al ser la mejor valorada por su réplica de un plato del juez Jordi Cruz, llegó la que casi siempre es la parte más conflictiva del formato: la prueba en exteriores.

Para la ocasión, Ana eligió capitanear a Andy y José Mari, los dos concursantes con los que tiene menos afinidad, algo que estos tildaron desde el principio de "estrategia". En el otro bando y sin líder se encontraron Luna, Alberto e Iván.

Los propios jueces del programa señalaron al principio que los tres platos que Ana había elegido para su equipo eran los más elaborados, algo que se corroboró cuando no dieron a basto y tuvo que intervenir Jordi Cruz al ver que no llegaban.

"Presentad dos platos que estén perfectos" les dijo. Aunque Ana consideraba que podrían cumplir con el menú completo y, entre lágrimas le señaló a Cruz que ella no funciona "con tanta negatividad", finalmente cedió.

La decisión no satisfizo a José Mari, que empezó a quejarse en voz baja y a señalarle a Ana que "habría dado tiempo de hacer todo", que "había elegido los platos más complejos" o que su situación era distinta porque ella "ya estaba salvada".

Además, le recordó cómo se había sentido cuando le acusaron de estratega en el programa anterior, ante lo que Ana se mostró impasible y aseguró "no ver relación" entre su caso y el de José Mari. Tras escuchar algunas partes de esa conversación, Jordi Cruz intervino para darle un toque de atención a José Mari por su actitud.

"Cada vez que salgo por ahí, este hombre viene a comerte el coco. Ahora mismo, en mitad de la crisis, que se me ha bloqueado Ana hace unos minutos, y tú le estás diciendo 'no, te has equivocado de menú'. Has envenenado a Ana. Yo no tengo nada que demostrar, pero tú sí. Ana, te está calentando el coco y te está restando, y tú como capitana tienes que decirle lo que le has dicho a él: 'callar, currar y correr'".

Pese a los intentos de José Mari por resarcirse de sus palabras, asegurando que no las había dicho con mala intención, no consiguió ser el mejor valorado de la prueba y fue a la eliminación junto a Luna, Alberto e Iván. Tras uno de sus peores cocinados, fue considerado junto a Luna el peor, pero como el resultado de ella era más completo, el elegido para abandonar el programa, quedándose a las puertas de la final, fue el propio José Mari.

"Lo he hecho muy mal, horrorosamente mal. Mi peor enemigo es el tiempo. Estoy muy orgulloso de lo que he hecho aquí, y quizá pueda venir al Celebrity y ganarlo. Ha sido la mejor experiencia de mi vida, y la magia que transmitís también. Mis compañeros son muy amigos míos, quiero que ganen todos, especialmente Luna, porque transmite mucha alegría", dijo justo antes de abandonar el plató.